Nahual Cibernético

Descripción

Se oyen a lo lejos los cuervos blancos
Picotear tu corazón decapitado
Una tormenta de hielo y fuego
Crece el palpitar… tan extraño

Ojos de trueno y entierro
Petrificados
Mi tiempo ya se va…

Se oyen lo lejos los cuervos blancos
Sobrevolar…
Esa mirada vacía, perdida, sin esperanza.

Dame un minuto más para exhumar tus tumbas.
El tiempo que perdí…
El tiempo que he perdido

Detalles

  • En los brazos de la tensegridad se posó el sol adulador, entonces la conciencia de su humanidad de convirtió en un águila eterno y efímero a la vez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies