Déjanos Arder

Descripción

Déjanos arder hasta consumirnos como un cielo infinito,
que las olas y los mitos nos envuelvan como los ciclones,
esos latidos de corazones tan salvajes de aerolitos.

Déjanos arder sin mirar atrás, sin llorar las blandas ruinas del pasado,
combustionando nuestras carnes entre sombras del más allá,
que los segundos sean un desfile de chispas enardeciendo al mar.

Déjanos arder como la llama irrefrenable que enajena y cala,
en lo profundo, en los tímpanos de la oscuridad blanca.
Míranos alimentar el humo y las ascuas de una conflagración,
haciendo arrumacos en las entrañas del volcán,
con una bermeja magia que congele al propio sol.

Déjanos arder sin cesar,
como cometas que explosionan en el horizonte,
cubriendo de nieve roja toda cavidad.

¡Déjanos arder,
déjanos arder,
déjanos tiempo,
déjanos arder!

Detalles

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies