Diente de León

Diente de León

 

No puedo verte ni tocarte,

no puedo hablarte ni acompañarte,

como lo hacen los amantes de la mano.

Sí puedo imaginarte,

y contemplarte, en las bahías,

y travesías,

de los minutos granates.

 

No puedo descubrirte el rostro,

ni secar tu llanto leve,

ni respirar tu calma

ni tu latido breve.

Sí puedo fabularte,

con tus huellas de alma,

con tus voces tenues,

entre azules de ultramar y cartas y redes,

 

Camina laberinto cegándome,

que voy a tientas entre promesas,

entre conjeturas, paredes y grietas.

 

No puedo verte ni tocarte,

no puedo hablarte ni soñarte,

porque no oí nunca tu voz,

ni tus piernas me dieron refugio,

ni soplé nunca tu diente de león.

 

ROGERVAN RUBATTINO ©

Rogervan, on in Entradas Diarias, Inspiration, Los Elegidos, psychopoets

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: