Atavismo de Orive o la Serendipia del rábido quiescente

Atavismo de Orive o la Serendipia del rábido quiescente

Ella es como la misa que no culmina el día del luto final:

la aporía que musita una sílaba entre vértebras de viento matinal.

Ella es el templo de la montaña cubierto de huertos y de nopal,

donde se mecen mis umbrías

de vate sempiterno y ancestral.

 

Ella me llama desde el más allá

con sus voces de niña

vestida de ceniza y de sombras húmedas y yertas.

Lleva sus guedejas como el refilón de una estrella

en la reluctancia del vacío.

 

Ella es orive, ella es ábside

de mi corta y efímera eternidad.

Ella me reclama desde el otro lado,

con su risa de fiera,

con sus besos calinosos de furiosa calma.

 

Y yo

como un dominé leguleyo,

voy cual ardentía de crepúsculo

sembrando mi semilla

en su pupila nasal.

 

Ella me llama desde el más allá

con su aljuba de crespones y liras,

con sus arcones de mistéricos Escilas.

 

Y yo

como una abstrusa ave sanguínea

voy perdiendo altura,

precipitándome

con mis vegetaciones arrecidas.

 

Ella es como la herida que avizora

en mis péndulas

y pasifloras.

 

Ella es la luna que barzonea entre mis aceñas,

con un clamor de nido,

con un vaho aterido

a mi enjuta memoria.

 

ROGERVAN RUBATTINO ©

 

 

 

 

 

 

 

Rogervan, on in Entradas Diarias, psychopoets

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: